Cualidades de un buen entrenador

Cualidades de un buen entrenador

CUALIDADES DE UN BUEN ENTRENADOR PERSONAL EN BARCELONA

Hay muchos tipos de entrenadores, sin embargo, para elegir uno realmente bueno deben tenerse en cuenta diversos factores. A continuación, veremos las cualidades de un buen entrenador, para que el esfuerzo y la dedicación den frutos de manera más efectiva:

¿Cuáles son las cualidades de un buen entrenador?

Un buen preparador debe reunir una serie de cualidades y aptitudes, dado que el oficio de un personal trainer se ha extendido, algunos deportistas sin formación se venden como profesionales, sin realmente serlos. Por ello en primer lugar, un entrenador debe tener una carrera universitaria relacionada a la disciplina o curso homologado en preparación deportiva.

Establece una buena comunicación

Un buen entrenador utiliza herramientas para comunicarse efectivamente, es capaz de proveer instrucciones claras y utiliza en todo momento un lenguaje respetuoso.  Sabe responder a todas las dudas que se presenten y está pendiente del atleta, más que de estar admirándose o ligando.

Tiene capacidad para motivar

Una cualidad importante en todo preparador, es la capacidad para motivar. Las rutinas de ejercicios pueden tornarse aburridas, por lo cual debe tener la capacidad de trazar planes de trabajo que sean desafiantes y divertidos. Además, debe fortalecer la confianza proporcionando un entorno de apoyo sin dejar a un lado las normas y exigencias.

Da el ejemplo

Para liderar hay que dar el ejemplo, el entrenador debe mantener buenos hábitos de vida saludables, además de mantenerse en un buen estado físico.

Tiene conocimiento del deporte y manejar los estilos de entrenamiento

Para enseñar necesita tener una preparación previa, saber cómo aprende el deportista y los principios básicos de un entrenamiento.  Es necesario tener un entendimiento profundo del deporte, habilidades fundamentales, tácticas y estrategias. No todos los atletas son iguales, por lo que es necesario adaptarse al tipo de deportista y entrenar atendiendo a las necesidades y a la situación que vive cada persona.

Se recicla con las nuevas tendencias

Un entrenador con potencial se recicla constantemente, busca información nueva acerca de técnicas de entrenamiento, se mantiene al tanto de los consejos de otros entrenadores exitosos y de lo último en rehabilitación de lesiones.

Prepara su clase con antelación

Este punto es algo sencillo y fácil de identificar, todo entrenador que no prepara su clase con antelación, hace que se torne aburrida y tediosa, además de notarse a simple vista. Tener preparado su método de entrenamiento es fundamental.

Deja a un lado el móvil y presta atención

Sucede muy a menudo que al acudir a un gimnasio o algún centro deportivo con entusiasmo,  el entrenador está más pendiente de ver el móvil o distraerse con otras cosas. Esto es uno de los principales motivos de desmotivación, todo buen entrenador dedica su tiempo a organizar su trabajo y supervisar la correcta ejecución, así como la evolución.

Llega puntual a su trabajo

La responsabilidad y puntualidad es fundamental en toda profesión, este caso no es la excepción.

Controla, supervisa y busca mejorar continuamente

Debe evitar a toda costa el estancamiento, para ello necesita estar al tanto, supervisar constantemente e ir mejorando las herramientas y estrategias en caso de que no den resultados. Las desviaciones son muy comunes en una planificación de entrenamiento, es algo común en toda planificación.  Pero de la capacidad que tenga el entrenador para establecer un control eficiente del rendimiento dependerá todo.

Tener la capacidad de medir los progresos obtenidos, y evaluar e interpretar de forma correcta estos datos, influirá en la adaptación de medidas que permitan avanzar con nuevas exigencias.

Es un buen oyente

Un buen entrenador se caracteriza por ser buen oyente, escucha las preocupaciones e ideas de las personas y son capaces de transmitir de forma resumida lo que ellos dicen, garantizando el entendimiento.

Disfruta su profesión y se compromete

Todo entrenador profesional y que sobresale en su trabajo, lo hace porque ama lo que hace, está comprometido con su equipo y su profesión, no lo hace por obligación, sino por ayudar y disfrutar haciéndolo.

Infunde disciplina

Las reglas y normas deben cumplirse, la disciplina ante una conducta inapropiada debe ser apropiada, consistente e inmediata. Esta es una faceta complicada de controlar, no se debe confundir con el autoritarismo.  Debe considerarse como algunos parámetros que se deben cumplir, donde ambos se comprometen a llevar a cabo el seguimiento estricto, haciendo uso de la comprensión lógica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *