El pádel para ponerte en forma

el padel para ponerte en forma

El pádel para ponerte en forma

El pádel es un deporte ideal para ponerte en forma tanto física como mentalmente. Al practicar pádel disfrutarás de un magnífico ejercicio cardiovascular de intensidad media-alta, que te ayudará a bajar esos kilos de más que tanto te molestan; se trata de un deporte excelente para tonificar los músculos, endurecer los glúteos, tornear las piernas y los brazos.

Pero… ¿de dónde proviene el pádel?

Comencemos por el principio. El pádel, cuyo nombre deriva del inglés “paddle”, es un deporte que se practica desde hace casi 100 años; fue inventado por un ministro episcopal llamado Frank Peer Beal, en el bajo Manhattan.

El pádel deriva del tenis, por lo que cuenta con características muy similares a este. Es un juego rápido, basado en los reflejos, se juega en parejas y se lleva a cabo con tres herramientas principales: la pelota, la pala y la pista (o campo de juego).

A diferencia del tenis, la pista y la red son más pequeñas, y no posee calles para dobles. Además, en lugar de raqueta encordada se utiliza una pala sólida y la pelota tiene menor presión. El saque o servicio ha de realizarse desde la altura de la cintura.

Beneficios físicos del pádel

Gracias a la actividad cardiovascular media-alta que se realiza jugando a pádel, en poco tiempo notarás cómo mejora tu circulación sanguínea y aumenta la capacidad de tu corazón para llevar la sangre a lugares donde antes llegaba con dificultad. Dado que es un ejercicio aeróbico, en poco tiempo comprobarás que tu capacidad de oxigenación se ve ampliamente favorecida; podrás quemar hasta 700 calorías en un solo partido.

La práctica del pádel ayuda a mejorar la coordinación visual, la velocidad y los reflejos. Los movimientos que se deben realizar durante el juego, han de ser creativos y armónicos, esto aumenta el control de los reflejos y la elasticidad corporal. La coordinación es un elemento esencial para la realización de cualquier actividad diaria; jugando al pádel evitarás atrofias musculares y aumentarás tu capacidad de reacción frente a posibles riesgos cotidianos.

Precauciones a tomar en cuenta

Como cualquier ejercicio que requiera de cierta intensidad, el pádel hay que jugarlo con precaución.

Se aconseja calentar correctamente los músculos antes de empezar, y estirarlos al finalizar un partido. Al tratarse de un deporte en el que se ejercita un solo lado del cuerpo, no hay que olvidarse de entrenar también el lado opuesto para compensar. Asimismo, el uso de calzado adecuado es fundamental a la hora de apoyarse correctamente durante el juego.

Beneficios mentales del pádel

Pero no todo es el aspecto físico, jugar a pádel te aportará el tan necesario beneficio psicológico y social que implican todas las actividades, especialmente si lo juegas al aire libre.

Se trata asimismo de un deporte que está de moda, por lo que aporta como ventaja adicional, la posibilidad de encontrar fácilmente compañeros de juego de ambos sexos y de todas las edades.

Entre sus muchos beneficios, el pádel ayuda a la adquisición de buenas prácticas conductuales, aumenta la disciplina interna, favorece el espíritu deportivo, mejora las relaciones interpersonales, propicia el pensamiento positivo, disminuye el estrés y alienta la superación personal.

Un juego para todas las edades

Jugar a pádel, es enormemente beneficioso a cualquier edad, es un deporte que no discrimina; puede ser jugado por niños, adolescentes, adultos o ancianos. Cada edad obtendrá su propio beneficio de sus múltiples aspectos positivos.

A medida que nos acercamos a la tercera edad, notaremos que es un deporte ideal para prevenir el envejecimiento. La mejora en la calidad de vida de alguien que realiza cualquier deporte y en concreto, el pádel, se hace más notoria a media que pasa el tiempo.

Cuanto antes comiences a jugar pádel, antes aprovecharás sus ventajas, y te prepararás para luchar en mejores condiciones contra el paso del tiempo; siempre estás a tiempo de reforzar tu bienestar físico y si lo haces a través de la práctica continuada del pádel, tu cuerpo lo agradecerá.

¿Cuál es la frecuencia ideal para practicar pádel?

La mayoría de los expertos en deportes, concuerdan con que, después de algunos meses jugando al pádel de dos a tres veces por semana, ya podrás ver cambios sustanciales en la forma de tu cuerpo.

Con el paso del tiempo irás viendo cómo tu figura se estiliza y los músculos de tus piernas, brazos y glúteos van tomando forma. No hemos de olvidarnos además, de que el pádel es un deporte que fortalece las muñecas y contribuye a aplanar el abdomen.

En definitiva, si llevas tiempo buscando una actividad al aire libre que te permita ponerte en forma mientras te diviertes, ¡piensa en jugar a pádel!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *