¿Qué le sucede a tu cuerpo mientras adelgaza?

CÓMO ADELGAZA TU CUERPO

Adelgazar no tiene demasiados secretos, se logra manteniendo una dieta balanceada y entrenando de forma constante y continuada en el tiempo. 

Lo que muchas personas sí desconocen es qué sucede con el peso que se pierde, ¿dónde va a parar la grasa? Sabemos que no se esfuma sin más y contrariamente a lo que se pueda suponer, la grasa que se pierde no se convierte en músculo. 

Según la Ley de conservación de la materia de Antoine-Laurent Lavoisier: “La materia no se crea ni se destruye, solo se transforma”. Esto nos conduce a la certeza de que la grasa corporal no desaparece sino que simplemente cambia de forma.

Lo cierto es que hay un gran desconocimiento en relación al proceso metabólico de pérdida de peso. Incluso, este desconocimiento también existe entre médicos, profesionales de la dietética y el entrenamiento personal. Y la razón es que hay una gran cantidad de pasos involucrados en el proceso de pérdida de peso y cada uno de ellos se estudia en asignaturas totalmente diferentes.

A raíz de varias consultas que me han realizado algunas de las personas que entreno en Barcelona, hoy te contaré cómo se lleva a cabo el proceso de adelgazamiento. Presta mucha atención porque estoy seguro de que este conocimiento te será de gran ayuda si estás queriendo perder esos kilos que te sobran y que tanto te molestan.

El proceso de adelgazamiento paso a paso

Cuando estás adelgazando, tu cuerpo va transformando los lipocitos o moléculas de grasa, en energía aprovechable. Dependiendo de la cantidad de calorías que ingieras será la energía potencial contenida en las proteínas, carbohidratos y grasas de los alimentos 

Algunas calorías se consumen durante el proceso digestivo y las restantes se convierten en grasa. Esta grasa es almacenada en los lipocitos.

El físico Ruben Meerman descubrió, al analizar la bioquímica de la grasa, que el 84 % de los átomos de grasa son exhalados como CO2 y 16 % restante, se pierde en forma líquida. Por ejemplo, caminar eleva la tasa metabólica en reposo 3 veces, tener sexo la eleva 3,5 veces y subir una pendiente en bicicleta 12 veces, nos dice Meerman.

Como te he comentado anteriormente, para adelgazar no existe ningún secreto especialmente oculto. Simplemente es necesario comer de forma equilibrada y hacer deporte. 

La fórmula para perder peso básicamente es: quemar más calorías de las que se ingieren para que el cuerpo comience a utilizar las reservas de grasa.

Cuando comes, tus principales fuentes de combustible son el azúcar y la glucosa que se almacenan en los carbohidratos. El hígado guarda la glucosa en forma de glucógeno y, a medida que lo necesitas para mantener tus niveles de energía corporal, se van liberando al torrente sanguíneo. 

Es precisamente cuando la glucosa se termina, que el cuerpo comienza a quemar la grasa. Este proceso químico se denomina cetosis.

¿Qué es la cetosis?

Se trata de un estado natural que tiene lugar cuando el cuerpo se alimenta casi exclusivamente de grasas. 

La cetosis se origina normalmente cuando se ayuna o cuando se realiza una dieta baja en carbohidratos.

¿Y dónde va el peso que pierdes?

La lipasa es una enzima que incentiva a las células grasas a liberar triglicéridos y es activada por las hormonas encargadas de regular el nivel de azúcar en sangre. Cuando estas hormonas reciben la señal de dicha enzima, los triglicéridos se descomponen y hacen su ingreso en el torrente sanguíneo. A continuación, el hígado absorbe el glicerol y así obtiene la energía que necesita.

En el interior de las mitocondrias, los componentes del glicerol, los ácidos grasos y los órganos celulares producen agua, calor y ATP. Asimismo, como ya vimos, una importante parte de la grasa se exhala en forma de dióxido de carbono. 

El ATP (trifosfato de adenosina) es el encargado de transportar la energía potencial de la que echamos mano al entrenar y el agua es expelida de nuestro cuerpo a través de la orina y el sudor. 

Cuando el cuerpo por fin quita el glicerol y los ácidos grasos a los lipocitos, estos se reducen y reducen el tejido adiposo. El resultado final es el deseado: adelgazas.

¿Has visto que no hay misterios en el proceso de adelgazamiento? Todo depende de ti y de tu voluntad, y esto es lo verdaderamente positivo. Entrena regularmente y come de forma balanceada y el éxito te acompañará en tu meta de perder esos kilos de más.

By |2019-01-27T08:37:29+00:00enero 22nd, 2019|blog|0 Comments

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies